03 enero 2018

ADIÓS 2017 - HOLA 2018

Nuevo año y nuevos propósitos que hacemos.

¿Que tal ha sido vuestro 2017? Para mí quedará marcado por el año de ser Padre, algo que ha cambiado todo lo que me rodea. Toda una experiéncia que estoy viviendo al máximo. En cuanto a lectura, no ha sido un buen año, pero para eso estan los propósitos del nuevo año.
Lo que si que he hecho este año es escribir un poquito, una tonteria que me divierte y me entretiene.

Pero aquí estamos, a principios del 2018 llega el momento de empezar a cumplir esos propósitos que nos planteamos al final del año pasado.

¿Qué propósitos tenéis vosotros? 

Yo para este año me he propuesto volver a la lectura, volver a disfrutar con las increíbles historias que nos esperan en las librerías. Uno de los propósitos es acabar esas sagas que tengo medio empezadas como la de El Prisma Negro de Brent Weeks o los libros de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski .

Mi mujer me pasó una imagen de un reto planteado por otra persona para el 2018, me iba a unir a ese reto, pero tras pensarlo he decidido crear el mio propio. ¿Os apuntáis?




FELIZ AÑO 
QUE LO MEJOR DEL 2017
SEA LO PEOR DEL 2018


15 diciembre 2017

DIARIO DE UNA BOMBA NUCLEAR (15ª PARTE)

“… Hacia mucho que no veía mi reflejo, casi ni me reconozco. Entré en un edificio medio derruido buscando algún tipo de suministro, encontré algunas latas que me ayudaran a seguir avanzando. Tras guardar todo en mi bolsa, encontré lo que hace mucho tiempo debía ser una habitación. Un colchón mohoso presidia la sala llena de cascotes del techo destruido, y en una de las paredes que quedaban en pie, había un espejo medio roto.

Me he acercado por curiosidad, y me he sorprendido, por un momento he pensado que no era un espejo sino una ventana y estaba viendo a otra persona. Casi me muero del susto. Ahora me siento como un imbécil, pero en ese momento… Lo que he visto es un señor demacrado, lleno de mugre, con unas ojeras que presiden unos ojos hundidos tan grandes como su barba. Los pómulos resaltados por una piel medio quemada. Ropa andrajosa y demasiado grande rodeaba un cuerpo flaco. Es decir, un horror.

Hace mucho que no me lo planteo, pero ¿Cómo debo oler? Si todo esto no hubiera pasado, y volviera a casa tal y como estoy hoy, ¿la gente huiría de mí? ¿Me mirarían con asco? ¿Serían capaces de estar en el mismo lugar que yo? Esto me provoca una sonrisa, que superfluo es todo ahora, qué desperdicio de tiempo y recursos me parece ahora la ducha diaria que me pegaba cada día, pero, por otro lado, como me gustaría ahora pegarme un baño con agua caliente, velas y sales de baño y escuchando música mientras me bebo con calma una copa de vino…

Ahora sí que me siento estúpido pensando en esas cosas, mejor intento dormir un poco en este mohoso colchón que me parece el paraíso después de tanto durmiendo en el suelo o entre cascotes…”
Seguir Leyendo...

05 diciembre 2017

DIARIO DE UNA BOMBA NUCLEAR (14ª PARTE)

“…Hoy no me encuentro bien, me he pasado varios días aquí tirado con dolores horribles en el estómago. Si fueran otros tiempos estaría en un hospital gritando que me aliviaran el dolor, pero eso tiempos ya no están y lo de gritar tampoco es que sea buena idea. ¿Habrá algún medicamento, en algún lugar que pueda ayudarme? ¿Estará caducado después de tanto tiempo? Por suerte ahora el dolor no es más que una molestia que me recuerda que en cualquier momento puede volver, pero me permite respirar y descansar.

Por otro lado, hace días que tengo una sensación extraña. No sabría explicarla, pero por alguna razón noto que mi cuerpo está alerta o intranquilo, no sé cómo explicarlo. Me viene a la cabeza esa frase que tanto oía en las películas o leía en los libros, “tengo la sensación de que me vigilan”. ¿Es posible eso? ¿Mi cuerpo puede percibir algo que mi consciente no ha detectado? No lo sé, pero si puedo decir que, durante los últimos días, antes de caer aquí sudado y dolorido, todos mis sentidos se alteraban y tenia la increíble necesidad de mirar hacia atrás.

Quizá no es más que una paranoia, mi cuerpo medio febril, juega conmigo, pero sí que puedo asegurar que algo me inquietaba.

Ahora no quiero salir, es de noche y ni siquiera hay luna, me quedaré aquí un poquito más, antes de emprender de nuevo, mi camino hacia el eterno norte…”
Seguir Leyendo...

04 diciembre 2017

DIARIO DE UNA BOMBA NUCLEAR (13ª PARTE)

“...Que cansado estoy… he pasado horas recorriendo caminos. Ahora busco el océano o el mar, son meros recuerdos difuminados en mi mente. me gustaría poder sentarme en una playa y quizá poder disfrutar de unos minutos de paz, o morir en paz, qué cojones, puestos a ello, mejor viendo una de las cosas más hermosas que puedo recordar.

Intento seguir la misma dirección, siempre hacia el norte, pero cuando desde la lejanía vislumbro antiguos núcleos urbanos, doy rodeos muy grandes, por si allí hubiera lo que ahora más temo. Esto ralentiza mi avance, pero me siento mucho más seguro. Encuentro alimentos olvidados en cabañas y chozas, de vez en cuando encuentro alguna fruta. Cómo cambiamos con las situaciones, antes tiraba cualquier fruta que estuviera mínimamente pocha, ahora, muy podrida tiene que estar para que la deseche.

¿Podré llegar a lo que antes llamábamos España? Ahora no debe ser nada más que una tierra inhóspita, completamente destruida, desolada como muchas otras zonas, sin banderas, sin fronteras y sin sentimientos de pertenencia. Ahora que lo pienso, quizá no tener fronteras es lo único bueno de todo esto.

¿Dónde debo estar? Que bien me vendría un GPS ahora, o Google maps. Si llegara a España, ¿sería capaz de reconocer Málaga, Alicante, Madrid, Zaragoza o Barcelona si las viera? Tengo muy buenos recuerdos de todas ellas, pero lo dudo mucho, las ciudades que he encontrado en mis viajes estaban completamente destruidas, no eran más que ruinas y polvo. Si África ha quedado tan dañada, ¿cómo habrá acabado Europa? No tengo esperanzas de encontrar nada reconocible, pero quizá pueda morir mirando el mar, ahora es mi anhelo.

Cuando vivía en España, solía acercarme a la playa, sentarme en la arena y dejar que mi mente se meciera al ritmo de las olas. Quizá allí podría gastar los últimos recodos de mi vida, qué sueño tan bonito….”
Seguir Leyendo...

03 diciembre 2017

¡¡4º ANIVERSARIO!!

Como pasa el tiempo... Hace 4 años que inicié mis andaduras por los mundos de los bloggers, y muchos libros han pasado por mis manos.

¡¡¡4 AÑAZOS!!! Quien iba a decir que continuaría creando entradas después de tanto tiempo. Hay muchos blogs de lectura, pero la verdad es que me entretiene mucho seguir creando entradas y, sobre todo, leyendo libros.

Es verdad que actualmente no tengo mucho tiempo para leer, las entradas este año se han reducido considerablemente, pero he empezado con una nueva etapa, con un pequeño relato creado en pequeños trocitos, un nuevo entretenimiento.

Espero poder celebrar los 5 años con muchas más entradas, hay que enseñar a las nuevas generaciones las ventajas que tiene la lectura, y espero poder transmitirlo. Ya tengo mis propósitos para el 2018, pero eso, en otro momento...

Muchas gracias a todos los que pasáis por aquí de vez en cuando.

Un saludo y un abrazo :)
Seguir Leyendo...

30 noviembre 2017

DIARIO DE UNA BOMBA NUCLEAR (12ª PARTE)

“…Poco a poco mis ánimos van mejorando, no me muevo con la misma soltura y tranquilidad, pero ya no tengo miedo de mi propia sombra. Estoy lejos de esa “gente” o mejor dicho bestias, e intento no pensar en ellos mientras sigo recorriendo el mundo.

¿Cuál debe ser ahora mi propósito? Los dolores continúan, me entran ataques de tos en los que me sale sangre. Ya me lo he preguntado varias veces, pero ¿Cuánto me queda? Antes tenía un propósito que era encontrar personas vivas, pero ahora ya no tengo esa ambición. Entonces ¿por qué sigo viviendo? ¿Por qué me levanto cada día y empiezo a andar? No lo sé, decido levantarme porque estarme quieto no me ayuda en nada.

Puedo ir dónde quiera y quizá poder contemplar las maravillas de la naturaleza, si queda algo que el ser humano no haya destruido.¿Podría volver a disfrutar del vaivén de las olas?

Mañana será un nuevo día, ahora tengo otro propósito diferente, ahora sé hacia dónde ir…”
Seguir Leyendo...